Claves para el diseño de productos digitales

Claves para el diseño de productos digitales

Últimamente escuchamos hablar a menudo de la importancia del diseño de productos digitales. Pero, ¿sabes qué son los productos digitales y cuántos tipos hay? Hoy vamos a profundizar en este tema para ayudarte a conocer las principales características que deben reunir para que tengan éxito.

El diseño en general y el diseño de productos digitales

Todos los objetos que nos rodean se conciben partiendo de un diseño. El diseño no solo es la parte estética, es decir, lo que hace que un producto sea más o menos atractivo. Diseñar es un proceso complejo que abarca cuestiones como la funcionalidad y la usabilidad.

Esto es fácil de entender con un sencillo ejercicio mental. ¿Cuántas veces has comprado algo porque era muy bonito pero luego te has dado cuenta de que era poco práctico? Pues bien, ese producto no tenía un buen diseño.

Diseñar implica encontrar una solución a un problema concreto. Las fases del diseño son la identificación del problema, la conceptualización y la búsqueda de una solución práctica.

Si trasponemos este mismo concepto al plano digital, un buen diseño no es el que tiene colores y tipografías atractivas. Al contrario, el diseño digital debe favorecer el uso del producto, ya sea una app, un vídeo, una página web, un e-book o un e-commerce.

Para acertar con el diseño de productos digitales hay que tener en cuenta dos factores esenciales: la usabilidad y la experiencia de usuario.

Pensemos de nuevo en un ejemplo. ¿Recuerdas cómo eran los programas de ofimática hace años? Sin duda, las funciones principales eran las mismas que ahora, pero era mucho más complicado localizarlas y configurarlas. Su usabilidad y experiencia de usuario ha evolucionado para facilitar nuestro trabajo diario.

Los principios del diseño de productos digitales

El diseño de productos digitales aprovecha las bases del diseño industrial y lo traslada a aplicaciones, páginas web y otros elementos del mundo online.

El diseño industrial, que alcanzó su esplendor en los años 50, tiene uno de sus máximos representantes en Dieter Rams, que estableció los 10 principios fundamentales de un buen diseño:

  1. Innovación
  2. Utilidad
  3. Estética
  4. Comprensibilidad
  5. Sobriedad
  6. Honestidad
  7. Atemporalidad
  8. Precisión
  9. Minimización de la contaminación
  10. Pureza y simplicidad

Una de sus principales huellas de su filosofía se ha plasmado en los productos Apple, que reúnen las bases de su trabajo.

Pues bien, todo lo anterior es lo que se debe reflejar en el diseño de productos digitales.

Fases del diseño de producto digital

La usabilidad y la experiencia de usuario son dos de las claves de un buen producto digital, pero son más los elementos que participan en este proceso.

Veamos cuáles son:

  1. Identificar el problema
  2. Crear la solución como valor añadido
  3. Simplificar el producto proporcionando solo lo que necesita el usuario
  4. Diseñar un producto consistente
  5. Facilitar las acciones
  6. Conducir al usuario para realizar una sola acción cada vez
  7. Minimizar la cantidad de información que debe proporcionar el usuario
  8. Utilizar un lenguaje natural sin tecnicismos
  9. Facilitar la toma de decisiones
  10. Reducir la carga cognitiva
  11. Establecer una buena jerarquía visual
  12. Alinear los elementos

Y, finalmente, crear un producto medible que permita mejorar el diseño de forma iterativa.

Parece fácil, ¿no? Pues, en realidad, muchos productos digitales no siguen estos principios. Esto ocurre cuando los creadores pretenden diseñar el mejor producto posible en vez de un producto que solucione la necesidad del usuario de la mejor forma posible.

Esta es la razón por la que muchos productos digitales fracasan. Y, paradójicamente, los que triunfan no son los mejores sino los que mayor aceptación tienen. ¿Por qué? Porque los usuarios buscan facilidad de uso y simplicidad.

¿A qué tipo de productos digitales podemos aplicar estos principios? En realidad, se deben aplicar a todos. Como, por ejemplo:

  • Videojuegos
  • Archivos de audio
  • Libros electrónicos
  • Manuales descargables
  • Videotutoriales
  • Programas de software
  • Herramientas web
  • App móviles
  • Archivos de vídeo
  • Cursos online
  • Revistas y diarios digitales

Cualquier producto online o descargable debe seguir estos principios para conseguir la máxima aceptación por parte de los usuarios.

La conclusión es que lo importante no es el producto en sí mismo sino la misión que cumple y cómo lo hace. Porque, en realidad, el centro de interés debe ser el usuario, sus necesidades y sus expectativas.

¿Cómo acertar con el diseño de un producto digital?

Ahora que ya tienes claro que el diseño de productos digitales debe focalizarse en el usuario y no en el producto, veamos cómo realizar un diseño realmente exitoso.

Comprender al cliente

En este primer punto no hablamos del usuario final sino del cliente que quiere desarrollar un producto digital. Evidentemente, sus necesidades y objetivos no son los mismos que los del usuario, pero son igualmente válidos. Por tanto, hay que escucharle y comprenderle.

Realizar un briefing completo es esencial para llegar al fondo de la cuestión. A partir de ahí, podrás orientarle sobre la mejor manera de crear un buen producto, que venda y que sea útil.

Identificar al público objetivo

El siguiente paso es centrarse en el perfil del público objetivo al que va dirigido ese producto, es decir, el usuario final.

Es el consumidor el que, en definitiva, va a dar el visto bueno al producto. Por tanto, habrá que diseñar pensando en él. Qué necesidades tiene, cuáles son sus conocimientos de tecnología, cómo se maneja en el mundo digital… Estas son preguntas imprescindibles antes de abordar el diseño.

Implicarse en el proceso

Implicarse en el proceso significa que no se debe actuar con mentalidad de trabajador de cadena de montaje. Es preciso ser creativo, dejar fluir la imaginación, ponerse en la piel del usuario. En otras palabras, hay que aprender a ver el producto desde fuera para entender qué estamos haciendo, cómo funciona y cuáles son sus características diferenciadoras.

Crear mapas mentales

Ya sea con papel y lápiz o con tu ordenador, el diseño de un producto digital debe comenzar con un mapa mental o boceto. Crea la arquitectura básica del producto y corrige hasta que tengas claro por dónde empezar.

Como ves, el diseño de productos digitales es un apasionante mundo en el que no debemos caminar con ideas preconcebidas. Al menos, así es como lo concebimos nosotros. Cada página web, cada app móvil, es una criatura única y especial con su propia esencia.

¿Cómo son para ti los mejores productos digitales? ¿Qué otras cuestiones crees que son importantes en el proceso de creación? Ayúdanos a evolucionar dejando tus opiniones en los comentarios.


Txaro Fontalba

Diseñadora web | UX |  Marketing online | Artista visual. Emprendedora digital desde el año 1997.

Aficionada al cine y admiradora de los pingüinos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  He leído y acepto la política de privacidad de la web *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

2 comentarios