La Era del Big Data: hacia las mejores decisiones de empresa

El Big Data nos dice quién es exactamente nuestro cliente y qué quiere, permitiendo tomar mejores decisiones de negocio.

Raquel González

Piensa por un momento en la cantidad de datos que manejas en un día cualquiera de tu vida. Vivimos rodeados de cifras: mensajes de WhatsApp, envíos de correos electrónicos, llamadas de teléfono, mensajes de Twitter… Subimos a diario información a la nube y a las diferentes redes sociales de las que hacemos uso. Contestamos encuestas de experiencia de usuario. Buscamos, comparamos y compramos productos online. Opinamos en foros sobre nuestras experiencias como usuarios. ¡Dejamos huella sobre datos importantes por todos lados!

Esto es algo que Internet sabe perfectamente. ¿Crees que es casual que Spotify “conozca” tan bien tus gustos musicales e incluso preferencias de escucha según momentos del día? ¿O que Netflix “afine” con tanto acierto en sus sugerencias del contenido que más nos interesa?

Estamos hablando de Big Data y, sin duda alguna, la mencionada plataforma de entretenimiento es una de las empresas que más partido saca a este concepto. Y es que Netflix monitoriza el número de reproducciones que hace cada uno de sus usuarios y analiza sus valoraciones, el soporte que usan- desde dónde acceden a sus contenidos- , la ubicación geográfica desde la que lo hacen, y hasta el día y hora del visionado. Así, con todo este cocktail de datos, construyen un perfil completo de sus suscriptores.

En definitiva, el Big Data nos dice quién es exactamente nuestro cliente y qué quiere. Nos explica cuáles son nuestros fallos y aciertos, cuál ha sido el comportamiento de nuestro entorno y cuál va a ser en un futuro próximo. Por ello es fundamental contar con profesionales que se encarguen de ordenar y establecer sistemas de seguridad para proteger tamaña cantidad de datos.

¿Qué es el Big Data y cómo funciona?

Antes de nada, empecemos por definir qué es Big Data. Nos referimos con este término a los conjuntos de datos o combinaciones de conjuntos de datos que son tan grandes, rápidos o complejos, que es difícil o imposible procesarlos con los métodos tradicionales.

Aunque el hecho de recopilar datos y acumularlos para su análisis existe desde hace mucho tiempo, el concepto de Big data cobró impulso a principios de la década de 2000, cuando el analista de la industria, Doug Laney, articuló la definición actual de grandes datos conforme a las llamadas tres V:

  • Volumen, referente a los datos de diversas fuentes que las organizaciones recopilan, tales como transacciones comerciales, dispositivos inteligentes (IO), equipo industrial, vídeos, medios sociales…
  • Velocidad, referida a la rapidez a la que, con el crecimiento del Internet de las Cosas, llegan los datos a las empresas, que además deben manejarse de manera oportuna. Y por último,
  • Variedad, que se refiere a toda clase de formatos en que se presentan los datos: desde valores numéricos estructurados en bases de datos tradicionales hasta documentos de texto no estructurados, correos electrónicos, vídeos, audios, transacciones financieras…

“Llamamos Big Data a la capacidad de gestionar, comprender e interpretar de forma útil grandes cantidades de información sin ningún orden o estructura aparente”.

¿Te suscribes a nuestra newsletter?

Información de la buena, de la que te hace crecer. La que te da los consejos que necesitas.

Importancia del Big Data para las empresas

Big Data es tan útil para muchas empresas puesto que proporciona respuestas a muchas preguntas que estas ni siquiera se habían planteado. El poder de este conjunto de información reside en que los datos pueden ser moldeados o probados de cualquier manera que la empresa considere adecuada, permitiendo a las organizaciones identificar los problemas de una forma más comprensible.

Por otro lado, está el hecho de buscar tendencias dentro de estos datos que permiten que las empresas se muevan mucho más rápidamente y de manera eficiente, mejorando en última instancia su reputación. En otras palabras, el análisis de Big Data ayuda a las organizaciones a aprovechar sus datos y utilizarlos para identificar nuevas oportunidades, permitiendo así tomar mejores decisiones de negocio, abordar operaciones más eficientes y conseguir clientes más felices. No en vano, son muchas las empresas que están creando nuevos productos para satisfacer las necesidades de sus consumidores.

Pongamos el ejemplo de un resort. Probablemente la mayor dificultad para conseguir la satisfacción del cliente reside en que esta es difícil de medir, especialmente en el momento exacto. Y es que en realidad solo existe una oportunidad de dar la vuelta a una mala experiencia de cliente.

Aquí entra en juego el análisis de Big Data, que ofrece a estas empresas la capacidad de recopilar datos de sus clientes, aplicar análisis e identificar inmediatamente posibles problemas antes de que haya poco o nada que hacer.

“Big Data ayuda a las organizaciones a aprovechar sus datos y utilizarlos para identificar nuevas oportunidades para tomar mejores decisiones de negocio, abordar operaciones más eficientes y conseguir clientes más felices”.

El área de la salud es otro de los campos donde el Big Data entra en acción. Registros de pacientes, planes de salud, información de seguros… Son datos que pueden resultar difíciles de manejar, pero a su vez están llenos de información valiosísima una vez se aplican las analíticas. Gracias a esta posibilidad de analizar grandes cantidades de información, pueden proporcionarse rápidamente diagnósticos u opciones de tratamiento casi de manera inmediata.

El sector retail es otra de las áreas donde el servicio al cliente ha evolucionado de manera notable durante los últimos años. Y es que el Big Data ayuda a los minoristas a satisfacer las demandas de sus clientes gracias a los datos de programas de fidelización con que cuentan, hábitos de compra y otras fuentes que les proporcionan una comprensión profunda de sus clientes. Esto les permite en última instancia predecir tendencias, recomendar nuevos productos y obtener una ventaja competitiva significativa en sus mercados.

Por su parte, las redes sociales son otro de los grandes medios que permiten a las empresas mejorar y comprender más rápidamente el sentimiento del cliente para optimizar sus productos, servicios, promociones u ofertas y la interacción con este, de vital importancia para mantener y aumentar su satisfacción, así como mejorar la reputación de la marca.

Por tanto, gracias al Big Data es posible comprender y analizar un volumen extremo de información que los clientes dejan tras de sí en su relación con las marcas, productos y mercado para:

  • Conocer exactamente a los clientes: saber cuál es su comportamiento, qué les gusta, qué les mueve, cuánto tiempo pasan mirando un producto, cómo prefieren ser atendidos, cuántas visitan a la tienda hacen antes de tomar una decisión de compra…
  • Predecir la experiencia de usuario: ¿Qué opinarán los usuarios de mis proyectos?
  • Anticiparse a problemas: es decir, saber qué debes o deberías hacer con base en los datos analizados.
  • Adelantarse al comportamiento del mercado tomando en consecuencia decisiones más acertadas e inteligentes minimizando así riesgos.
  • Tomar mejores decisiones de marketing para las campañas y estrategias. Esto permite elaborar estrategias de marketing personalizado adaptadas según los gustos o datos geográficos del cliente, ayudar en la segmentación de clientes estudiando los comportamientos mes a mes, e incluso semana a semana para ver la evolución su evolución y poder enfocar estrategias sobre la marcha, tomar decisiones en tiempo real más acertadas, detectar y evitar la pérdida de clientes, e incluso localizar posibles fraudes gracias al análisis de formas de pago, que permiten detectar en qué frentes somos vulnerables a nivel de seguridad.
  • Lo más importante: el análisis de Big Data nos permite predecir el comportamiento de los consumidores y estar en el momento exacto en el que estos necesitan satisfacer una necesidad.

Tendencia y necesidad ante el actual escenario

Como señalábamos antes, el sector sanitario es una de las áreas en las que el concepto se está consolidando más fuertemente como tendencia y necesidad. Aún más, desde la irrupción de la pandemia. Hablamos por ejemplo de los mapas de identificación de casos por países o las aplicaciones de rastro de contagio. Es claro que, durante estos tiempos que nos está tocando vivir, ha sido y es de vital importancia contar con unos datos centralizados y perfectamente ordenados. O el caso de las decisiones que se toman actualmente para definir los periodos de confinamiento y las fases de desescalada con base en los datos recogidos en las hospitalizaciones, contagios o decesos, generándose de esta manera métodos estadísticos y predictivos.

Los expertos ya indican que, la actual crisis sanitaria ha sido la puerta que impulsará que en el futuro próximo el ámbito de la salud recurra a la IA y a tecnologías como el deep learning. En definitiva, un claro ejemplo del significativo avance en cuanto a capacidad de recopilar, almacenar, analizar y aprender de los datos para así poder ofrecer una mejor atención médica según los pronósticos de los pacientes obtenidos.

“La crisis sanitaria ha sido la puerta que impulsará que en el futuro próximo el ámbito de la salud y el entorno empresarial recurran a la IA y a tecnologías como el machine learning o aprendizaje automático”.

Por supuesto no podemos olvidarnos del machine learning o aprendizaje automático. Se trata de otra de las aplicaciones al ámbito de la inteligencia artificial que está cobrando gran fuerza en el entorno empresarial. Este concepto puede definirse como el aprendizaje automático de las máquinas sin necesidad de apoyo humano.

Podríamos continuar con la lista de marcas que recurren al Big Data para optimizar sus decisiones de mercado: Apple, Amazon, Coca-Cola, Starbucks, cuyos ejemplos inundan la red. Todas ellas tienen un patrón en común: hacen un correcto uso del análisis de datos para predecir el futuro.

Lo que está claro es que, aunque no veamos la cantidad y velocidad de datos, en un dispositivo tan simple y amigable como las pantallas que usamos en nuestro día a día, detrás se están utilizando tecnologías de machine learning y poderosas herramientas de segmentación de clientes.

El uso de la información, la clave

La capacidad para gestionar toda esa información de forma rápida y útil marcará la diferencia en nuestro futuro. Debemos tener muy claro que, si las marcas y empresas no son capaces de aprovechar esta información, estamos condenados a la extinción.

No es la cantidad de datos lo importante. Lo que importa con el Big Data es lo que las organizaciones hacen con los datos, el análisis para obtener ideas que conduzcan a mejores decisiones y estrategias de negocio. Precisamente en los datos reside la correcta toma de decisiones en la empresa.

El Big Data ha llegado para quedarse y, de su correcto uso, dependerá buena parte de la supervivencia de las organizaciones en los próximos años. Las empresas e instituciones públicas que buscan una mejora de sus procesos y ahorro de costes han encontrado en esta tendencia un gran aliado.

¿Y tú? ¿Haces ya uso del poder del análisis de Big Data para tomar mejores decisiones?

Guía para optimizar el proceso de venta online y atraer a más clientes

Los Sistemas de diseño explicados en 7 post

Así entendemos el diseño de productos digitales

Otros contenidos de Transformación digital

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leído y acepto la política de privacidad de la web *

No hay comentarios