La inteligencia artificial, cada vez más presente en nuestra vida cotidiana y laboral

Comprar, escuchar música, ciudades casas inteligentes, en todo ello está presente la inteligencia artificial. Te contamos qué es y para qué sirve la IA.

Carlos Zuluaga

Aunque nos parezca que la inteligencia artificial (IA) lleva poco tiempo entre nosotros, no es así. Hace ya más de sesenta años, en concreto en 1956 en la conferencia de la Universidad de Dartmouth (Estados Unidos), que ese término se refiere a simular la inteligencia humana mediante máquinas, así de sencillo y así de complicado. Sin embargo, ya Ctesibio de Alejandría (250 a. C.) había construido la primera máquina autocontrolada.

Las dos grandes áreas en las que la inteligencia artificial asentó su andadura son la robótica y la informática.

Cuando hablamos del concepto de IA entendemos básicamente que es cuando una máquina imita las funciones «cognitivas» que los humanos asociamos con otras mentes humanas, como por ejemplo: percibir, razonar, aprender y resolver problemas de manera autónoma.

Los científicos Andreas Kaplan y Michael Haenlein definen la inteligencia artificial como «la capacidad de un sistema para interpretar correctamente datos externos, para aprender de dichos datos y emplear esos conocimientos para lograr tareas y metas concretas a través de la adaptación flexible»

De esta manera podemos afirmar, que por orden de dificultad, la inteligencia artificial tiene que asemejarse a la inteligencia humana en estos tres conceptos:

  • Aprendizaje. Se trataría de adquirir conocimientos e información, así como las reglas para poder aplicarlos. Por tanto, comprender que la inteligencia necesita de conocimiento previo fue uno de los primeros hallazgos de la inteligencia artificial.
  • Razonamiento. Dichas reglas y conocimientos habría que emplear para alcanzar conclusiones aproximadas o definitivas.
  • Autocorrección. Una máquina dotada con inteligencia artificial debe ser capaz de identificar sus propios errores y desechar esas formas de actuación o conclusiones en el futuro.

Los campos en los que se emplea mayoritariamente en la actualidad la IA de manera cotidiana son economía, medicina, ingeniería, el transporte, las comunicaciones y el ejército, y se ha usado en gran variedad de aplicaciones de software, juegos de estrategia, como ajedrez por ordenador, y otros videojuegos. Por tanto, la inteligencia artificial ya está presente en nuestras vidas de manera constante.

Tipos de inteligencia artificial

Según la Comisión Europea los tipos de inteligencia artificial son:

A. Software: asistentes virtuales, software de análisis de imágenes, motores de búsqueda, sistemas de reconocimiento de voz y rostro.

B. Inteligencia artificial integrada: robots, drones, vehículos autónomos, Internet de las Cosas...

Uso cotidiano y potencial de la inteligencia artificial. Aplicaciones actuales y sus posibilidades

1) Asistentes personales digitales

a. Teléfonos móviles smartphones, usan la IA para lograr un producto lo más personalizado posible.

b. Asistentes virtuales (Siri, Alexa, Home Pod…) que responden a preguntas, dan recomendaciones y ayudan a organizar la agenda y las tareas.

2) Traducciones automáticas
El software de traducción de idiomas, ya sea basado en texto escrito o hablado, utiliza la inteligencia artificial para proporcionar y mejorar las traducciones. También se aplica a funciones como los subtítulos automáticos.

3) Compras por internet y gestión de la publicidad
Recomendaciones personalizadas para los usuarios, basadas, por ejemplo, en sus búsquedas y compras previas o en otros comportamientos on line. La IA es muy importante en el comercio, para optimizar los productos, organizar el inventario o los procesos logísticos.

4) Casas, ciudades e infraestructuras inteligentes
Ahí tenemos los termostatos inteligentes que aprenden del comportamiento humano para ahorrar energía (por ejemplo, aire acondicionado inteligente), o los diseñadores de ciudades inteligentes (Smart City) esperan poder regular mediante la IA el tráfico para mejorar las conexiones y reducir los atascos. Aquí podríamos incluir todo lo relacionado con el Internet de las Cosas (aparatos cotidianos como frigoríficos, aspiradores, etc. conectados a Internet).

5) Búsquedas en internet
Los motores de búsqueda aprenden de la gran cantidad de datos que proporcionan sus usuarios para ofrecer resultados de búsqueda relevantes. Quién no se ha percatado de cuando ha buscado, por ejemplo, bicicleta de montaña, no dejan de aparecer en su dispositivo anuncios de este producto.

6) Ciberseguridad
La IA es clave para reconocer y luchar contra los ciberataques y otras amenazas on line basándose en los datos que reciben continuamente, reconociendo patrones e impidiendo dichos ataques.

7) Vehículos
El ejemplo ideal sería el de los vehículos autónomos pero todavía no están generalizados, sin embargo los coches utilizan ya funciones de seguridad impulsadas por la Inteligencia Artificial. Por ejemplo, el sistema de asistencia a la conducción basado en visión VI-DAS, que detecta posibles situaciones peligrosas y accidentes, o todo lo relacionado con la navegación se basa en gran medida en IA.

8) Lucha contra la desinformación (fake news)
Algunas aplicaciones de la IA pueden detectar noticias falsas y desinformación al extraer información de las redes sociales, buscar palabras sensacionales o alarmantes e identificar qué fuentes en línea se consideran autorizadas.

9) Salud
Los investigadores usan la IA para analizar grandes cantidades de datos sobre salud y así encontrar patrones que podrían llevar a nuevos descubrimientos médicos y a otras formas de mejorar los diagnósticos individuales.

Por ejemplo, investigadores desarrollaron un programa de IA que respondía a llamadas de emergencia que detectaba paros cardíacos más rápidos de lo que lo podría hacer un médico.

Luchar contra el Covid-19

Por ejemplo:

  • En las cámaras termográficas instaladas en los aeropuertos y en otros lugares.
  • La IA ayuda a reconocer una infección de los pulmones a partir de una prueba llamada tomografía computarizada.
  • Proporciona datos para rastrear la propagación de la enfermedad.

10) Productos elaborados
Uso de robots, optimización de los recorridos de ventas o predicciones puntuales del mantenimiento necesario o de averías en "fábricas inteligentes".

11) Transporte
Para mejorar la seguridad, velocidad y eficiencia del tráfico ferroviario al minimizar la fricción de las ruedas, maximizar la velocidad y permitir la conducción autónoma.

12) Alimentación y agricultura
Fundamental para lograr sistema alimentario sostenible:

  • Garantizar unos alimentos más sanos al minimizar el uso de fertilizantes, pesticidas y el riego.
  • Mejorar la productividad y reducir el impacto medioambiental.
  • Los robots podrían quitar las malas hierbas y reducir el uso de herbicidas.

13) Administración pública y servicios

La IA podría prever desastres naturales, permitir una preparación adecuada y reducir sus consecuencias. Para ello es importante el procesamiento de enormes cantidades de datos y reconocimiento de patrones. Ahora hablamos del Big Data.

¿Te suscribes a nuestra newsletter?

Información de la buena, de la que te hace crecer. La que te da los consejos que necesitas.

El papel del Big Data en la Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial y el Big Data (Macrodatos) tienen en común que deben sacar el máximo resultado y provecho a la gestión ingente de datos que generamos en la actualidad.

De esta manera, podríamos decir que el Big Data se refiere al almacenamiento y procesamiento de cantidades masivas de datos estructurados, semiestructurados y no estructurados que una vez organizados proporcionen información valiosa para las organizaciones y empresas. Por tanto, es uno de los complementos ideales de la inteligencia artificial. ¿Por qué?

A. La IA necesita datos para construir su inteligencia, a cuantos más datos acceda más podrán aprender las máquinas y más eficientes y precisos serán los resultados.

B. La inteligencia artificial para continuar con su aprendizaje se alimenta de datos continuamente y, de esa manera, precisa menos la inteligencia humana.

C. Esa cantidad tan magna de datos no tendrían el valor que tienen sin los modelos de inteligencia artificial, capaces de desbloquear el potencial de estos almacenes de datos y transformarlos en inteligencia.

D. La perfección de los sistemas de IA para generar comportamientos a semejanza de un cerebro humano necesitan millones de muestras de datos desglosados en un formato que dichos sistemas puedan comprender.

E. Es necesario que la intuición humana combine con la inteligencia artificial para avanzar en un entorno cada vez más competitivo en términos empresariales e institucionales. Las máquinas fruto de la inteligencia artificial continuarán aprendiendo de los datos, así como de los humanos, para cumplir con creces su función.

Riesgos de la inteligencia artificial

Ya estamos viendo que la inteligencia artificial tiene muchos beneficios de cara al mundo empresarial e incluso en la vida cotidiana, sin embargo, los expertos avisan que como se traslade esta inteligencia artificial a lo que denominan una IA fuerte las cosas pueden cambiar, por ejemplo, en el caso de que el sistema de IA se vuelva mejor que los humanos en todas las tareas cognitivas. Esto no es algo nuevo, ya lo advirtió incluso Stephen Hawking.

Según los expertos en IA es muy difícil que una máquina presente odio o amor, pero, pongamos por caso, que una máquina sea preparada para realizar algo catastrófico o que sea programada para hacer algo beneficioso, pero desarrolle un método destructivo para lograr ese objetivo positivo. La máquina intentará hacer el bien, que es su meta, pero para ello, antes puede desatar el mal (el fin justifica los medios).

O el caso de que una máquina de estas caen en manos de un dirigente político y su objetivo es controlar el mundo a cualquier manera, suena a ciencia ficción, pero, eminentes científicos expertos en física y otras modalidades que sustentan la IA ya nos están advirtiendo de ello. Y como dice alguno es difícil tener una visión optimista revisando la historia de la humanidad.

Otra de las consecuencia negativas de la IA es que la brecha tecnológica aumenta entre los países del mundo y la constatación es que desde la llegada de esta disciplina los estados pobres cada vez son más pobres.

Sobre el riesgo de la pérdida de empleo como consecuencia de la inteligencia hablamos a continuación, porque no está tan claro que sea así.

La IA, gran futuro laboral

Según un estudio de Linkedin la IA contrario de lo que se piensa, que la inteligencia artificial, con sus robots y máquinas, inteligente destruye miles de empleos, los expertos vaticinan que serán también miles de personas las que se necesiten en ese campo para poder expandirse como se prevé. Se augura que IA tenga un crecimiento en términos laborales de un 76 %, a lo que hay que añadir que los empleos que más van a crecer están también relacionados con ella como los desarrolladores de Salesforce, especialistas en Custome Secess, ingenieros de robótica o especialistas en ciberseguridad.

Por tanto, todos los trabajos que orbiten en torno a la inteligencia artificial serán los más demandados por las empresas, lo que no quiere decir que también se destruirá empleo no especializado ya que su trabajo será sustituido por robots o máquinas inteligentes. En definitiva es la historia de la humanidad misma siempre que se descubre un avance tecnológico, ahí está la historia y los argumentos que vaticinaban el caos y la pobreza con la llegada de la Revolución Industrial, por ejemplo.

Ejemplos prácticos de aplicación de la inteligencia artificial

Aquí tenemos una serie de casos en los que se utiliza la inteligencia artificial, son variados, algunos locales y otros globales.

Gistek (Ubiquos)

Sistema de inteligencia artificial que complementa al perito de seguros. Han desarrollado herramientas que permiten gestionar siniestros de forma telemática y, en cierta medida, automatizada. Según comenta su director general Unai Bravo en Gananzia: Ubiquos detecta automáticamente daños en vehículos. Con técnicas de visión artificial y una completísima base de datos de fotografías de coches, el sistema es capaz de detectar hasta la más pequeña marca para después medirla.

Esta nueva tecnología ya está en funcionamiento y ha permitido ofrecer un nuevo servicio de verificación de riesgos antes de la contratación de un seguro.

Climatización inteligente

La IA es una constante en la domótica, así se dispone en el mercado de termostatos que en función del consumo histórico y de datos aportados como nuestra ubicación, la hora exacta de salida del sol, cuántas nubes hay en el cielo o el grado de contaminación de la ciudad predicen con éxito a qué hora se debe encender la calefacción. Todo ello controlado por nuestra voz.

Amazon

¿No parece que Amazon sabe todo de nosotros relacionado con gustos y necesidades? Eso sucede gracias al uso de complejas técnicas de inteligencia artificial y de análisis de la información, a más interacción, más conocimiento sobre el usuario. Si hay una empresa que utilicemos y que se base en la IA para su éxito esa es Amazon.

Spotify

¿Y qué decir de la plataforma de música por streaming más famosa en la actualidad? ¿Cómo Spotify puede acertar con nuestros gustos musicales o sabe qué justo ahora me gustaría escuchar el último tema de un determinado artista?

Cómo su exitoso algoritmo interviene en nuestro día a día para la toma de decisiones o la recomendación de sus famosas listas automáticas de recomendación, basado en un plugin instalado en nuestro ordenador y móvil de manera que asimila todas las canciones que pasaban por el reproductor.

Además Spotify utiliza modelos de procesamiento de lenguaje natural que funciona analizando el texto que aparece por toda la web para conocer qué dicen sobre canciones y artistas similares. Por último, analiza las propias pistas de audio para determinar cuáles tienen las mismas características acústicas, de instrumentos, etc, de ahí Spotify deduce que si te gusta Bruce Springsteen es posible que también te apetezca escuchar a Bob Seger.

Shadow, app para encontrar perros perdidos

Trabaja en colaboración con numerosas organizaciones en defensa de los animales del país y emplea Inteligencia Artificial para analizar las fotografías de los perros perdidos con las imágenes que suben los voluntarios y trabajadores de centros veterinarios y perreras. Con esas imágenes la app comparará en las bases de datos de centros para animales perdidos, y podrá determinar si hay alguna mascota en ellos que pueda ser la que el usuario está buscando. Determina con el 95% de exactitud, si la mascota perdida se corresponde con la de la foto.

Seguro que tú tienes más ejemplos concretos donde la inteligencia artificial se utiliza en la vida cotidiana. ¡Cuéntanoslo!

Guía para optimizar el proceso de venta online y atraer a más clientes

Los Sistemas de diseño explicados en 7 post

Así entendemos el diseño de productos digitales

Otros contenidos de Transformación digital

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leído y acepto la política de privacidad de la web *

No hay comentarios