Lo que el marketing de contenidos puede hacer por ti y por tu marca

El marketing de contenidos es un arma que tienes a tu alcance para atraer clientes, posicionarte mejor, estar en el mapa y mostrar lo que puedes aportar. Descubre las ventajas y beneficios del marketing de contenidos para hacer más grande tu marca.

Cristina Ochoa Terés

El marketing de contenidos es, sin duda, una herramienta fundamental para dar a conocer tu marca. Pero no solo eso: el marketing de contenidos puede ayudarte a atraer clientes, lograr tenerlos cerca y crear con ellos un vínculo especial, entre otras muchas ventajas que desgranaremos para ti en este artículo. Sabemos que va a interesarte, por ello, empezaremos por el principio:

¿Qué es el marketing de contenidos?

Simple y llanamente, tu oportunidad para estar cerca de tu cliente. El marketing de contenidos es la acción de crear contenidos relevantes vinculados a una firma con el objetivo de aportar a clientes o posibles clientes una información que les sea útil o que les aporte un valor, alejada de la comunicación estrictamente comercial.

No se trata de achicharrarles con información de tus productos o servicios, sino de ofrecerles directamente algo que les interese de verdad o que les mueva por dentro. Por ejemplo, ¿por qué no una compañía que vende televisiones puede crear un blog en el que se hable de series de televisión? En este caso, no aportaría una información puramente técnica o comercial, sino entretenimiento, datos y curiosidades que gustan a su público: aquel que ama las series y valora una buena smart tv con una gran definición para disfrutarlas. Tiene sentido, ¿verdad?

Como ya podrás ir deduciendo, es fundamental que el marketing de contenidos siempre forme parte de una estrategia global de marketing digital y, con ella, construir las bases de esa relación que toda marca debe intentar tener con sus seguidores. Y alimentarla, cuidarla y mimarla…

Pero, ¿qué tipos de contenidos pueden crearse?

Prácticamente de todo: desde simples posts en redes sociales, hasta artículos en blogs, vídeos, infografías, e-books, descargables, directos, webinars, tutoriales, etc. En definitiva, el marketing de contenidos busca crear ocasiones en las que estar cerca de los usuarios suministrándoles una información que pueda ser de su interés. El formato, en el fondo, no es lo que importa, sino el mensaje, el tono y las emociones que en ellos generas.

¿Qué objetivos puedes alcanzar con el marketing de contenidos?

O, dicho de otro modo: ¿qué puede el marketing de contenidos hacer por ti? Tanto, que es muy posible que te pongas a crear contenidos apenas termines de leer este artículo… Pero antes de que te lances a ello, déjanos concretar. El marketing de contenidos puede:

  1. Ponerte en el mapa. Sabes bien que no basta con que una idea sea buena. Hay que contarla. Sacarla del baúl y mostrarla, lograr que los demás se enteren y deseen probarla. Lo mismo pasa con cualquier producto, servicio o marca. Debemos conseguir que nos conozcan, que sepan que existimos y, muy por encima de cualquier otro factor, que tengan muy claro en qué podemos ayudarles. El marketing de contenidos nos ayuda a estar presentes, darnos a conocer y encontrar las vías para mostrar lo que hacemos. En definitiva, nos pone en el mapa.
  2. Dotar de personalidad a tu empresa. Como si de un personaje de ficción se tratara, el marketing de contenidos es capaz de atribuir rasgos de personalidad a una firma, rodeándola de características, actitudes, principios, gustos… Es, en definitiva, la oportunidad para humanizar a tu organización y hacer que la conexión que se genere con el cliente sea única, especial. Es como ponerle rostro a una gran compañía: necesitamos poder describirla, saber qué le gusta y qué no, para que esa relación se estreche. Es casi como darle un alma.
  3. Provocar confianza. Cuanto más nos damos a conocer, más pistas estamos ofreciendo a los demás sobre nuestra marca, nuestra actitud, nuestros conocimientos, nuestros valores: lo que nos importa y lo que no. Y ocurre como en la “vida real”… Cuanto más conoces a la persona y sabes que es de fiar, más inclinado/a estás a ir más allá en esa relación y decidirte, por ejemplo, a comprar sus productos. Si, a través del marketing de contenidos, suministras información que ayuda a esa otra persona, estás aumentando su confianza en ti. Y la confianza abre puertas… A veces, castillos.
  4. Generar ventas: atraer clientes. Todos queremos vender, pero para ello, necesitamos que nos conozcan. Creando un buen contenido que despierte las ganas de ser compartido, lograremos llegar a más personas con un posible interés en contratar nuestros servicios o comprar nuestros productos. Y, además, no lo hacemos de un modo agresivo como es el de la publicidad directa, sino a través de un contenido de valor que ofrecemos de manera gratuita a nuestro público. Es decir, no estamos diciendo, como en los clásicos anuncios, lo buenos que somos y “cómprame”, sino que aportamos un servicio, una información, o, simplemente, entretenimiento, consiguiendo cada vez llegar a más y más gente que se acordará de nosotros a la hora de comprar.
  5. Posicionarte y ganar visibilidad. O lo que es lo mismo, que cuando alguien busque en Google “bicicletas de carrera”, tu tienda de bicicletas aparezca en las primeras posiciones y no en la décima página que nadie lee. Cuando generas contenido y haces un buen uso de las palabras clave, el SEO de tu web sube, sube y sube… Es decir, escalas posiciones sin necesidad de pagar publicidad. En términos de marketing, apuestas por el posicionamiento orgánico o SEO, frente al SEM o publicidad pagada. Dicho de otro modo, optas por mejorar tu posición de un modo más “sano” intentando conseguir que Google identifique tu contenido como información de valor y te conceda una buena posición de manera natural.

¿Te suscribes a nuestra newsletter?

Información de la buena, de la que te hace crecer. La que te da los consejos que necesitas.

Por supuesto, la otra posibilidad para estar en los primeros puestos es mucho más “fácil” de conseguir: se llama SEM o publicidad y para ello, “solo” necesitas dinero :). Cuanto más pasta pones, más arriba aparecerá tu marca. Eso sí, que sepas que necesitarás tener los bolsillos llenos y competir contra las grandes marcas internacionales. Si no es el caso, o se te ocurren otras muchas ideas para invertir tu dinero, el marketing de contenidos es una fórmula excepcional para marcar la diferencia, hacer visible tu marca y, de paso, lograrlo de un modo más inteligente y constructivo, sencillamente, porque estás aportando algo más. Generas visibilidad y atraes tráfico a tu web. ¿Quién da más?

  1. Enmarcar tu marca o equipo como expertos. Cuanto más demuestras que sabes (sin caer en el error de autoproclamar que eres el mejor, sino, simplemente compartiendo conocimiento), más clara queda la evidencia de que sabes de lo que hablas y que dominas tu sector. Es la imagen que proyecta tu marca lo que está en juego, su reputación, la aureola que le rodea, no etérea o volátil, sino todos aquellos factores que hacen que tu marca resulte de fiar o suene a humo. El marketing de contenidos contribuye a potenciar la marca, tu nombre. En resumen, a convertirte en una autoridad en la materia.
  2. Lograr que te quieran. ¿Hay algo más bonito (y productivo, que no todo va a ser romanticismo) que crear una “relación de amor” con tu cliente? Si, por ejemplo, logras que existan directivos pendientes de la información que les das sobre cómo proteger legalmente su negocio, siguen tus publicaciones, asisten a tus webinars, se descargan tus tutoriales y toman tu palabra como ley, ¿no crees que recurrirán a ti el día que tengan un problema? Querrán que sea tu despacho de abogados quien les defienda. Te desearán.
  3. Conseguir que te encuentren cuando buscan servicios o productos que tú puedes ofrecer. Vamos de nuevo a un ejemplo concreto. Por fin te has decidido a cambiar de ventanas. Y no tienes ni idea de si te conviene que sean de PVC o de aluminio. Es más, acabas de enterarte de que existen esos dos tipos de ventanas. Recurres a Don Google y pones: “ventajas y desventajas de las ventanas de PVC y aluminio”. Y aparece un post de una empresa de ventanas que lo explica a la perfección, con claridad y profesionalidad. Saben de lo que hablan y se nota. Resuelven todas tus dudas. Además, trabajan en tu ciudad. Siguiente paso, contactas con ellos. Porque ya te han ganado: sabes que son profesionales. Este es un ejemplo claro de contenido evergreen, es decir, aquel que perdura en el tiempo, no está sujeto a la más pura actualidad y suele ser una consulta habitual de tu actividad. Este tipo de contenidos tiene un poder mágico, ya que lo creas una vez… y su poder de atracción perdura en el tiempo. Son muy rentables y suponen una gran fórmula para atraer tráfico de calidad hacia tu web.
  4. Aumentar tu base de datos de calidad y generar leads. Un contenido de calidad atrae y, para conseguirlo, cualquiera de nosotros estaríamos dispuestos a dar a cambio nuestro correo electrónico. Esta fórmula es muy utilizada cuando nos ofrecen un descargable, un curso, un e-book… Es decir, un material que ha requerido un esfuerzo crearlo y que soluciona un problema que nuestro posible cliente identifica como propio. Nosotros le damos el contenido, él o ella nos entrega su correo electrónico que, inmediatamente, se convierte en un lead (un contacto obtenido de forma digital que entra a formar parte de tu base de datos). Y, de este modo, se abre una nueva posibilidad para estar en contacto con una persona a quien sabemos de buena fe que le interesa lo que hacemos. Es decir, nuestro público target.
  5. Fidelizar a tu cliente. Con lo que cuesta conseguir un cliente, ¿vas a dejarlo escapar? El marketing de contenidos ayuda a estrechar esa relación y mantenerla en el tiempo. Si siempre encuentra en ti contenidos interesantes, te seguirá de cerca. Si le aburres o defraudas, te abandonará. Así de simple. Así de sencillo.

No lo dudes: apuesta por el marketing de contenidos

Con todo lo expuesto, esperamos haberte ayudado a tener claro por qué es importante que inviertas esfuerzo en crear buenos contenidos, compartirlos y hacerlos llegar más allá de tu círculo habitual. Si el contenido es bueno, volará casi solo y te traerá de vuelta recompensas en forma de nombre, tráfico a tu web, ventas o clientes. Merece la pena apostar por el marketing de contenidos: sin dudarlo.

¿Necesitas desarrollar la estrategia digital de tu empresa, marca o producto?

Automatiza tus campañas de Marketing Digital con TTANDEM y E-goi

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leído y acepto la política de privacidad de la web *

No hay comentarios