Penguinmania en “The orange is the new black”

En la famosa prisión de mujeres las reclusas hacen uso de la técnica de los pingüinos para no congelarse de frío. Una técnica muy solidaria para calentarse y ayudarse mutuamente.

Valenttin

La penguinmania llega a una de las series más famosas de la TV: "The orange is the new black".

En ttandem.com como fans de los pingüinos que somos, estamos encantados de ver en la famosa serie "Orange is the new black" una interesante conversación sobre pingüinos. La escena ocurre en el patio de la prisión de mujeres en un día tan frío, que las reclusas no tienen más remedio que hacer uso de la técnica de los pingüinos para no congelarse de frío. La llamada "ola mexicana". ¿Cómo lo hacen? Agrupándose estrechamente cuerpo a cuerpo y desplazándose cada cierto tiempo del centro al exterior y del exterior al centro.

Aquí tenéis el fragmento del primer capítulo de la segunda temporada "Thirsty Bird". No hay mejor modo de representar una bienvenida solidaria y la colaboración entre iguales en circunstancias adversas.

Un corazón siempre calentito

¡Y no dejar pasar el mensaje feminista! Los pingüinos somos muy igualitarios. Los pingüinos machos nos involucramos tanto como nuestras compañeras en la incubación de los huevos, la alimentación y cuidado de las crías. Y lo hacemos justamente cuando el frío es más extremo y los alimentos más escasos. Tenemos un corazón muy grande y siempre caliente.

La fisiología de nuestros cuerpos nos ayuda a defendernos del frío y por lo que nos dicen los científicos eso nos convierte un caso de éxito de adaptación y evolución. Imaginaros que estamos obligados a recorrer distancias de hasta 100 kilómetros, resistir temperaturas de hasta -62º centígrados y ráfagas de viento helado de hasta 300 km/h. Casi nada.

Las plumas que cubren nuestros cuerpos segregan un aceite que extendemos con nuestros picos por todo el cuerpo para hacerlos impermeables. Almacenamos así grandes cantidades de aire entre la capa de aceite y el cuerpo, que a modo de capa aislante nos permite retener el calor. Además eso sí, siempre que podemos nos gusta disfrutar de una rica alimentación alta en grasas y presumir de una capa de grasa corporal.

Nuestro sistema circulatorio es una maquinaria de eficiencia que nos hace capaces de regular térmicamente nuestra propia temperatura corporal. Contamos con dos niveles de temperatura interna diferentes. La temperatura interior del centro de nuestro cuerpo es alta, mientras que la temperatura de las extremidades es casi tan fría como la exterior. La sangre que viene del corazón calienta la sangre fría que proviene de las extremidades inferiores, la cual a su turno enfría la sangre que fluye por las extremidades. Un circuito muy sofisticado y eficiente para el ahorro y la transmisión del calor que nos ha permitido sobrevivir.

Eso sí, nos ocupamos de mantener nuestro corazón siempre calentito.

¿Necesitas desarrollar la estrategia digital de tu empresa, marca o producto?

Automatiza tus campañas de Marketing Digital con TTANDEM y E-goi

Otros contenidos de Planeta pingüino

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leído y acepto la política de privacidad de la web *

No hay comentarios