Cómo implementar Google Analytics en el comercio electrónico

Google Analytics tiene una funcionalidad de seguimiento de comercio electrónico. De esta forma, si tienes una tienda online puedes realizar un seguimiento de ventas y compradores para mejorar tu ratio de conversión.

Esta herramienta tiene dos versiones: tradicional y mejorada.

Cuándo usar la versión estándar de GA

Si optas por la versión tradicional o estándar (standard ecommerce) podrás realizar un seguimiento sencillo de las ventas combinando datos como importe de venta, tipo de artículo, país de procedencia, cómo han llegado tus compradores al ecommerce o qué navegador usan

Estos datos tienen un gran valor para mejorar tu tienda online, por lo que deberías activar ya la funcionalidad de seguimiento de comercio electrónico Google Analytics.

La herramienta de análisis de comercio electrónico estándar detecta los procesos finalizados de compra. Por tanto, es más útil si tienes un ecommerce sencillo con un proceso de venta en pocos pasos.

Cuándo usar la versión mejorada de GA

La herramienta de análisis mejorada te permite obtener mucha más información sobre el comportamiento de los usuarios en tu ecommerce. Algunos datos que podrás analizar son:

  • Comportamiento del comprador antes, durante y después de la compra
  • Importe medio de la compra
  • Número de artículos por compra
  • Abandono de carritos en el embudo de conversión
  • Uso de cupones descuento

Como ves, la versión mejorada es mucho más completa, aunque también más compleja de configurar e interpretar.

Si estás comenzando con la analítica de tu tienda online, probablemente sea más cómodo empezar por la herramienta estándar y pasar a la mejorada cuando ya domines los aspectos básicos.

Cómo configurar Google Analytics en tu ecommerce

El paso más complicado es el primero: conseguir que Google Analytics y tu tienda online se entiendan.

Para comenzar, debes crear una cuenta en Google Tag Manager e introducir tu identificador en tu tienda online. Este proceso se puede llevar a cabo introduciendo una línea de código en el archivo header.php de tu web. Sin embargo, también existen algunos plugins que te facilitan esta tarea.

El siguiente paso es entrar en tu cuenta de Google Analytics y activar el comercio electrónico desde el Administrador. Debes crear una etiqueta Universal Analytics, ir a Configuración en Google Analytics y seleccionar tu ID.

Es el momento de crear un activador de tipo Evento personalizado.

De esta forma, cada vez que se realice una transacción, la etiqueta avisa a Google Analytics y le informa del nombre del producto, las unidades compradas, el precio, etc. Estos datos se muestran en la pestaña Conversiones.

Para obtener conclusiones relevantes sobre el funcionamiento de tu tienda con los datos que te proporciona GA, debes definir los KPI más importantes para tu estrategia de ventas.

Qué son los KPI y cómo se usan

Los KPI (Key Performance Indicator) son indicadores clave que te ayudan a medir el rendimiento de tu ecommerce. Generalmente, se expresan en forma de porcentaje.

Para definir los KPI de tu negocio, previamente debes marcar qué objetivos quieres alcanzar y en qué plazo de tiempo. Solo así podrás saber si vas en la dirección adecuada.

Tus objetivos de ventas se deben revisar de forma periódica, a medida que vas adaptando tu ecommerce a las demandas del mercado. Así sabrás si tu estrategia está funcionando y podrás tomar decisiones basadas en datos reales.

Elegir unos KPI u otros dependerá en parte de tu tipo de negocio, del sector de actividad y de tus objetivos a medio y largo plazo. No obstante, para que puedas tener una referencia, te mostramos algunos de los KPI de ventas más empleados.

KPI genéricos

Estos son los indicadores que pueden servir para todo tipo de ecommerce:

  • Niveles de venta
  • Crecimiento del número de clientes
  • Incremento del nivel de satisfacción de tus clientes
  • Incremento de ingresos
  • Nivel de gastos

Estos valores se deben combinar entre sí para obtener información real y relevante del funcionamiento de tu negocio.

KPI específicos

Algunos KPI son más específicos y los objetivos variarán dependiendo del tamaño de tu empresa, de tu sector, de la combinación de venta online con venta offline, etc. Estos son algunos ejemplos:

  • Número de presupuestos realizados
  • Número de presupuestos aceptados
  • Cantidad de llamadas solicitando información
  • Formularios recibidos solicitando información
  • Número de carritos abandonados
  • Tiempo desde el primer contacto con el usuario hasta la venta
  • Cantidad de devoluciones o cambios
  • Evolución del número de quejas o reclamaciones

Como ves, hay una gran cantidad de KPI que puedes emplear para obtener información relevante y mejorar tu toma de decisiones. Lo esencial es que definas bien qué es importante para mejorar el CRO de tu comercio electrónico o sitio web.

Contactar | Cómo implementar Google Analytics en el comercio electrónico

¿Necesitas una aplicación web a medida?

Damos solución a tus necesidades de gestión, procesos de trabajo o comunicación.

¿Te suscribes a nuestra newsletter?

Información de la buena, de la que te hace crecer. La que te da los consejos que necesitas.