Tests A/B: qué son y para qué sirven

Tests A/B: qué son y para qué sirven

¿Has escuchado hablar de los tests A/B y te gustaría saber en qué consisten y cómo se utilizan? El término test A/B es comúnmente empleado en el ámbito del marketing digital y la analítica web. Se emplea para referirse a experimentos en los que se observa el comportamiento de los usuarios ante dos versiones similares de un mismo elemento.

Veámoslo con un ejemplo.

Una empresa lanza una campaña de email marketing con una oferta para generar ventas en su tienda online. Crea dos versiones muy similares del mismo correo electrónico para analizar qué tipo de llamada a la acción obtiene mayor éxito, es decir, cuántos clientes hacen clic en el enlace.

La mitad de la base de datos recibe un correo con CTA que dice: “Oferta válida hasta el 2 de noviembre”. La otra parte recibe un correo electrónico diciendo: “La oferta termina pronto. Usa el código promocional ZXQ”.

Como ves, la empresa utiliza dos variantes (A y B) en su campaña de email marketing. El resto de elementos (texto, imágenes, colores y disposición) son idénticos.

Al finalizar la campaña se analiza cuál de las dos versiones ha obtenido mayor tasa de respuesta. Así, para las sucesivas campañas se utilizará el formato con mayor éxito.

Este podría ser un caso real de uso de los tests A/B pero sus posibilidades son muy variadas.

¿Cómo se prepara un test A/B?

El objetivo de los tests A/B en marketing digital es conocer qué elementos obtienen mejor respuesta por parte de los usuarios. Por lo general, la versión A es la que se está utilizando de forma habitual y se denomina versión de control. La versión B, la que se modifica, es la variante.

Para que los datos obtenidos sean fiables es recomendable tener en cuenta los siguientes aspectos:

Cambia un solo elemento en cada experimento

Las dos versiones que se comparan deben ser idénticas salvo por un elemento. Puedes cambiar un color, el tamaño de un botón, la ubicación de una imagen… Si modificas varios elementos a la vez, no podrás saber cuál es el que ha influido en el cambio de comportamiento de los usuarios.

Define objetivos medibles

Por un lado, es necesario establecer el objetivo de marketing digital que se persigue, por ejemplo, atraer tráfico a la web, generar ventas o conseguir suscriptores. Según ese objetivo, habrá que establecer los KPI clave para hacer las mediciones con las herramientas de analítica web.

Compara grupos homogéneos

Los grupos de usuarios con los que realizas el test deben ser lo más homogéneos posible para que los resultados sean fiables. Por ejemplo, si se trata de un ecommerce, no serviría hacer una campaña para hombres y otra para mujeres. Con usuarios muy diferentes, el comportamiento puede variar por otros factores además de la variante del test.

Establece una duración para el test

¿Cuánto debe durar un test A/B? Depende. Lo más importante es que, si quieres resultados fiables, la muestra (la cantidad de usuarios que participan) debe ser lo más grande posible. Una página con poco tráfico debería dejar activas las dos variantes durante algunas semanas. Así pues, no tengas prisa.

Aplica los resultados

El objetivo final del test es saber qué elementos funcionan mejor. Por tanto, una vez medidos los resultados con las herramientas de analítica web, aplica desde el primer momento la variante que mejor haya funcionado. Así, podrás empezar a probar otras variables para optimizar poco a poco tus campañas de email marketing, tus landing pages, tus banners, tus anuncios, tus formularios…

Como ves, los tests A/B son una estupenda herramienta para optimizar tu estrategia de marketing digital.

5 razones para hacer tests A/B

Ya hemos visto qué son y cómo te pueden ayudar los tests A/B para mejorar los resultados de tus acciones de marketing. Pero, si te quedan dudas, a continuación tienes cinco motivos por los que deberías hacer tests A/B.

1. Conocer mejor a tu público objetivo

Cada marca, cada negocio, cada ecommerce tiene una audiencia concreta. Una de las mejores formas de conocer a tu público objetivo y saber qué le lleva a actuar es realizar este tipo de experimento. Con el tiempo, este conocimiento te ayudará a mejorar tus resultados.

2. Fidelizar a tus clientes

Los tests A/B son muy versátiles y puedes utilizarlos en tus estrategias de fidelización de clientes. Después de conseguir una primera compra o suscripción, no te olvides de tus clientes. Aprende a conocerlos a fondo para que permanezcan fieles a tu marca.

3. Aumentar la tasa de conversión

Si buscas incrementar tu ROI en poco tiempo, los tests A/B son una herramienta idónea para obtener información sobre lo que funciona de verdad en tus campañas.

4. Innovar sin riesgos

Con estos experimentos, puedes introducir cambios en tu marca y comprobar qué aceptación tienen. Es una buena forma de renovarte sin arriesgar. Prueba con diferentes elementos: longitudes de texto, argumentos de venta, tono de los mensajes, colores de los botones CTA, tamaño de las imágenes…

5. Ganar reputación

La reputación y la credibilidad son fundamentales para ganar seguidores y clientes. Existen muchas formas de mostrar a tu público que eres una empresa de confianza, como sellos de calidad o testimonios de usuarios. Con los tests puedes identificar qué valora más tu audiencia en este sentido.

Como ves, los tests A/B puede proporcionarte información muy útil sobre el comportamiento de tu audiencia ante diferentes mensajes y contenidos. A largo plazo, esta información te servirá para afinar tu estrategia de marketing digital y conseguir mejores resultados.

¿Has utilizado alguna vez los tests A/B? ¿Qué aspectos has medido? Cuéntanos cuál es tu experiencia analizando el comportamiento de tu público objetivo y qué haces para mejorar tu tasa de conversión.


Patxi Fontalba

Emprendedor digital desde el año 1997. Experto en Productividad y GTD. Padre a tiempo incompleto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  He leído y acepto la política de privacidad de la web *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

No hay comentarios