Las “personas pingüino” sacan lo mejor de sí mismas cuando trabajan en grupo

Las “personas pingüino” sacan lo mejor de sí mismas cuando trabajan en grupo

En un post anterior os hablé sobre cómo ha evolucionado la morfología de nuestros cuerpos para adaptarnos a nuevos entornos más fríos, hostiles y de escasez. Pero la adaptación no ha sido sólo se ha dado en el nivel fisiológico, también hemos modificado y adaptado nuestras conductas y actitudes.

Ciertas condiciones favorecen que los grupos o colectivos sean más inteligentes y aptos para la supervivencia, frente a formas más individuales de actuación. Me honra que los estudiosos y expertos coloquen a los pingüinos como ejemplo de organización social digna de estudio. Es lo que llaman la biomímesis: se trata de aprender o inspirarse en aquellos animales que han desarrollado tecnologías, comportamientos y modelos innovadores para resolver problemas.

Y lo digo con orgullo: los pingüinos hemos desarrollado una inteligencia colectiva exitosa y sistemas de cooperación sofisticados. Vamos a verlo con algunos ejemplos.

“No hay nada mejor que un abrazo gigantesco en grupo cuando hace mucho mucho frío”

¿Cómo logramos mantener el calor corporal y no congelarnos, aún a temperaturas inferiores a los 40 grados bajo cero?

Sobrevivimos acurrucándonos uno junto a otros en grupos compactos para no perder energía, formando algo así como un caparazón de tortuga.

Pero no os penséis que los pingüinos que quedan en la parte exterior mueren de frío. Todos somos compañeros y solidarios. Al ser tratados cada uno con justicia estamos dispuestos a cooperar más eficazmente. La cooperación depende de la reciprocidad a largo plazo y ésta debe ser constante y duradera.

Nos agrupamos estrechamente cuerpo a cuerpo, apretados para no congelarnos, pero no demasiado apiñamos como para no poder movernos. Nos desplazamos en verdaderas “olas mexicanas” cambiando casi imperceptiblemente la estructura del grupo. Nos protegemos de frío mediante movimientos coordinados en verdaderos entornos colaborativos y sistema de cooperación.

Te lo muestro en el “time-lapse” de este vídeo:

“Los pingüinos conciliamos la vida laboral y familiar”

Somos malabaristas cuidando los huevos

Los pingüinos somos muy igualitarios, tanto los machos como las hembras cuidamos un único huevo, un auténtico tesoro producto de nuestro acoplamiento. Cuando el frío es más extremo y los alimentos más escasos, incubamos el huevo en el pliegue de nuestros propios cuerpos. Las hembras, exhaustas por el denodado esfuerzo y el ayuno, deben partir lejos en busca de alimentos. En su ausencia, es el turno de los machos que debemos seguir con la incubación durante semanas.

El huevo es extremadamente frágil y no debe entrar en contacto con el hielo. Debemos evitar que el huevo se congele, se quiebre o quede a merced de los depredadores que acechan en el exterior. Y lo hacemos con todo el mimo y delicadeza que nos permite nuestra anatomía.

Te muestro en este vídeo cómo hemos aprendido a hacer auténticos malabares.

“Vivimos en entornos comunicativos muy sofisticados”

Somos capaces de reconocer y memorizar el tono y el sonido de nuestras parejas e hijos con sólo escucharlo una vez.

Los pingüinos somos animales muy sociables y comunicadores eficaces y especialmente con nuestras parejas para coordinarnos juntos en el cuidado de los huevos y las crías.

Estamos capacitados para comunicarnos en diferentes frecuencias, de modo que podemos reconocer a nuestras parejas e hijos entre miles de pingüinos vocalizando y graznando al unísono en las colonias. Esto lo han estudiado los expertos y han llegado a la conclusión de que también nuestras crías pueden reconocer a sus padres simplemente al escucharlos apenas dos décimas de segundo y además son capaces de hacerlo aunque suenen simultáneamente los graznidos de otros seis padres a un volumen 6 decibelios más alto.

Prevalece la comunicación del “tú a tú”, de pingüino a pingüino para conocernos mejor, colaborar juntos y desarrollar una verdadera inteligencia colectiva. 

“¿Sabías que los pingüinos tenemos verdaderas guarderías para nuestras crías?”

Nosotros damos mucha importancia al cuidado y educación de nuestros pequeños.

Como ya os he contado conseguir alimento no es fácil para nosotros, tenemos que recorrer grandes distancias y esto requiere la participación de ambos padres. ¿Cómo cuidamos entretanto a nuestras crías pingüino? Nos hemos organizado de modo que algunos adultos del grupo permanecen cerca y cuidan del conjunto de las crías mientras los padres están ausentes. Formando una verdadera guardería infantil.

Los procesos de aprendizaje y transmisión nunca son en solitario. Es necesaria una red de empatía y confianza que permita que el sistema de cooperación marche mucho mejor.

La cooperación es nuestra arma más valiosa para mejorar las empresas y el bienestar de la sociedad

La revolución de Internet y la web 2.0 ofrecen condiciones más favorables para crear entornos más colaborativos.

Continuamente en la red multitud de personas os involucráis diariamente en actos voluntarios de cooperación a través de innumerables plataformas. Modos de extraer más provecho de los beneficios y perspectivas del esfuerzo humano.

En Google accedéis a información y obtenéis respuestas de personas que no conocéis ni conoceréis jamás. Continuamente en las redes estáis dando y obteniendo consejos sobre cualquier tema, ofreciendo voluntariamente conocimiento sin esperar nada a cambio. Os ayudáis unos a los otros a expandir nuestras redes de contacto profesionales. Existen innumerables de grupos de apoyo para cualquier temática por muy especializada que sea.

Sin pretender dar una visión ingenua o exageradamente optimista, me parece que esto es síntoma del enorme potencial todavía no desarrollado, o ni siquiera admitido, para la cooperación presente en la sociedad y en las empresas.

Lo dice Yochai Benkler en El pingüino y el Leviatán: “El mundo está cambiando a la velocidad del rayo. Actualmente estamos en un período histórico en el que necesitamos aprender a depender unos de otros más que nunca”.

Los cambios sociales que vivimos nos obligan a nuevas maneras de pensar y diseñar los sistemas en los que vivimos. Diseñar sistemas que favorezcan y fomenten la cooperación lo máximo posible.

¿Y tú piensas que la cooperación es nuestra arma más valiosa para mejorar el bienestar de la sociedad?


servicios-ttandem

Valenttin

Aliado, asesor y compañero de viaje de ttandem.com

Hoy todos somos pingüinos interconectados.


Post relacionados

pinguino-leccion-adaptacion7

Los pingüinos nos dan una lección magistral de adaptación y aprendizaje

Los pingüinos nos hemos visto obligados a renunciar a volar para poder nadar y bucear como peces, con el fin de adaptarnos a entornos hostiles. Una lección de cómo reaccionar al cambio, desarrollando una ventaja competitiva.

todos-somos-pinguinos

Hoy todos somos pingüinos interconectados

Hoy en los entornos digitales, las comunicaciones no son masivas sino de persona a persona. La mejor manera de comunicar es el boca a boca. Así lo hacemos los pingüinos: animales muy sociables y grandes comunicadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  He leído y acepto la política de privacidad de la web *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current ye@r *

No hay comentarios